IMG-LOGO
ICON
ICON 0
IMG-BLOG

Foto tomada de la página Azkoyen-Andina

Caso de éxito SUBWAY ¿Podría conquistar América una máquina como la Vitale S, que dispensa bebidas calientes?

Por: Azkoyen-Andina | 8 de Marzo, 2019 | Noticias |

¿Podría conquistar América una máquina como la Vitale S, que dispensa bebidas calientes?
¿Podría convertirse en un éxito de dimensiones continentales algo tan aparentemente sencillo?

Pues sí. Podría conseguirlo. De hecho, el ingenio concebido y fabricado por Azkoyen ha dado los primeros pasos en esa dirección y está dando la sensación de que nada le puede resultar imposible. Para resumirlo brevemente: ha comenzado con muy buen pie su implantación en Colombia, una de las mecas del café, donde ya tiene una fábrica desde 2014 para abastecer al mercado americano, de la mano de la cadena de establecimientos de Subway. Y quién sabe si de ahí saltará al resto de América.

Pero, más allá de expansiones y mercados conquistados y por conquistar, la Vitale S está demostrando desde el primer momento que es un producto que puede funcionar en cualquier lugar del planeta y en cualquier tipo de negocio, sea una cafetería de barrio, una panadería modesta o una cadena de locales que ofrecen todo tipo de bocados y bebidas como es el caso de Subway… Sirve un producto de gran calidad, es fiable y resulta sencilla y rápida de usar. ¿Qué empresario no la querría tener? De hecho, Azkoyen lleva desde los años 90 del siglo pasado fabricando máquinas cada vez más avanzadas, a menudo en colaboración con centros punteros de investigación. Tiene, por tanto, experiencia larga y contrastada.

Todo comenzó en el país cafetero hace unos meses, donde Subway tiene más de 350 locales, todos ellos franquiciados. Marcelo Bacca, Latam Sales Area Manager de Azkoyen y uno de los impulsores de esta ambiciosa operación, recuerda cómo se gestó la idea. O mejor dicho, por qué: “Subway tenía una necesidad grande de instalar este tipo de máquinas en sus puntos de venta para ampliar su oferta, pero quería minimizar la inversión y buscaba un servicio que incluyera el alquiler, el mantenimiento y el suministro de los productos que usaba”, recuerda desde la ciudad de Pereira. Convencido de las bondades de la Vitale S y de que se trataba de un producto destinado al éxito a poco que se encontrara la mejor fórmula para llegar al gran público, se diseñó un plan: se propuso una alianza estratégica con la compañía Disolin, empresa especializada en servicios de cafetería. En ese momento aparece en escena Alejandro Huertas, gerente de esta empresa, que también adivinó el recorrido que tenía la máquina, así que apostó por ella desde el principio y aceptó ir de la mano de Azkoyen para dar servicio a la cadena de comida rápida, una de las más potentes del mundo, que lleva algo más de dos décadas operando en Colombia.

Para profundizar el artículo

Deja tu comentario

Puedes comentar sin necesidad de ingresar tu correo